El dirigente lucifuercista sostuvo que "lo que falta ahora es una norma de prevención como tienen los países desarrollados, como Estados Unidos y Europa".

El proyecto gubernamental de reforma de la ley de Riesgos de Trabajo también encontró eco favorable en el sindicalismo, según confió el titular del gremio de Luz y Fuerza, Oscar Lescano. 
En diálogo con Télam, el secretario general del Sindicato Capital de Luz y Fuerza se manifestó partidario de la nueva norma propuesta al afirmar que "era necesario cambiar el sistema". 

El dirigente lucifuercista sostuvo que "lo que falta ahora es una norma de prevención como tienen los países desarrollados, como Estados Unidos y Europa". 
Lescano también ponderó que merced a la norma "ahora se puedan constituir entidades nuevas como aseguradoras de Riesgos de Trabajo, como las ART mutuas, lo que permitirá usar las estructuras de las obras sociales sindicales". 

La opinión positiva del proyecto del gremialista es coincidente con la expresada este fin de semana por el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Ignacio de Mendiguren. 
Según la cual el trabajador damnificado o sus familiares deberán elegir entre cobrar la indemnización de la ART o reclamar una reparación integral mayor en un juicio civil. 

El senador opinó que la iniciativa es “un instrumento importante ante la necesidad de dar previsibilidad al mercado laboral y, a los trabajadores, una indemnización justa”. 
Pichetto remarcó que “hay que terminar con la doble vía” y “con la industria del juicio en la Argentina”. 

“Las acciones de derecho común provocan resultados indemnizatorios muy duros y que pueden afectar el funcionamiento de la empresa”, opinó el jefe del bloque oficialista. 

El envío del proyecto al Congreso fue anunciado por la Presidenta el miércoles 19 en un acto en Casa de Gobierno en el que estuvo acompañada por funcionarios nacionales, empresarios y representantes de la Confederación General del Trabajo. 

Durante su discurso, la mandataria aclaró que “quien opta por el pago no podrá ir luego a los tribunales”. 

Según el texto de la iniciativa, en ese caso, los empleadores quedan eximidos de toda responsabilidad civil, en virtud de la elección “con renuncia” por parte de los damnificados. 

El proyecto deroga, de ese modo, la llamada “doble vía”, o sea, la posibilidad actual de cobrar la indemnización tarifada de la ART y, al mismo tiempo, de reclamar ante la justicia un resarcimiento mayor si el trabajador o los familiares consideran insuficiente lo otorgado por la ART. 

Otro cambio importante es que se transfiere el reclamo judicial de un conflicto del trabajo del fuero laboral al fuero civil. 


Además, el proyecto eleva las tarifas del sistema en un 20 por ciento, a la vez que se fija una actualización de los montos en forma semestral. 

La iniciativa también posibilita la formación de las llamadas ART-Mutuas sin fines de lucro entre las entidades de empresarios y los sindicatos. 

En su discurso, la Presidenta admitió que actividades como las del sector metalúrgico y de la construcción “tienen muy adelantada la constitución de estas ART mutuas”. 

Además, y con el fin de compensar el incremento de las tarifas, el proyecto fija un tope a los honorarios de los abogados en el 20 por ciento. 

En la actualidad, las ART cubren a 550.000 empresas que emplean a casi nueve millones de trabajadores. Además, según estadísticas oficiales, se producen 550.000 accidentes por año.